SIROCO

De repente se escucharon gritos, salimos del centro de salud donde estábamos trabajando y Sidahmed (el chófer de la ambulancia) nos dice que nos vayamos.

 

-Un siroco- dice cuando subo y le pregunto qué pasa. Y con el susto en el cuerpo nos dirigimos a nuestra casa. 

 

De camino se veía una cordillera de arena acercándose. Al ver a la gente tranquila y riéndose me fui serenando, me dijeron que el Siroco se acercaba lentamente, por lo que no había de que preocuparse.
 

1/14
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Vimeo Icon
  • Black Flickr Icon
  • Black LinkedIn Icon